Chau cliente

El único temor que tenemos los diseñadores, es a perder un cliente. Pero es inevitable, a veces por presupuesto, a veces por disconformidad de alguna de las partes, a veces por que se termina la actividad del cliente, y a veces por que se vende el negocio y el comprador trae su propio equipo. Me toco esta última, y me toco recibir el llamado de un colega, al que estimo mucho, diciéndome que el nuevo dueño lo había seleccionado a el, todo resumido en la sencilla frase: “me pasarías el logo de xxxxxx?” Es como que te sacan un pedacito, por que en el fondo, aunque reneguemos, nos encariñamos con las marcas que diseñamos, aunque no nos convenzan, aunque sepamos que les faltan horas de desarrollo, aunque no sea lo que sabemos que tiene que ser, nos duele que se nos vayan…. De la xxxxxx me acuerdo que llego a un café, al medio día. Charlando con su dueño, me plantea el desafío, para mi acostumbrado a clientes mas corporativos,  tomar la posta en el diseño de su marca, una de las mas, sino la mas importante marca de la noche en ese momento, era desafiante e interesante, por lo que no dude un segundo en sumarme al rpoyecto Al principio lo iba a cambiar todo, pero me termino pareciendo bien esa florcita, aunque no me convencía lo estático, y a mi entender vacío, le faltaba gente, le faltaba multitud y dinamismo (los números pares de rayos en una circunferencia dan “estaticidad”, mientras que los impares, movimiento. De nada.) Así que con la calida aprobación del cliente procedimos a la implementación de la nueva imagen. Que por suerte gusto mucho, me sirvió para conocer otros ritmos de trabajo, otros públicos, me sirvió para experimentar muchas cosas que con otra marca mas tradicional serian impensadas y para experimentar junto a otros diseñadores, con las vanguardias del momento… a fin de cuentas me dio mas satisfacciones que decepciones. Y ahora se va, pero en este caso, me parece que esta bien que se vaya, pasa a manos de alguien que la hará evolucionar, cambiar, crecer.. y esta bueno ser parte de algo, por un tiempo, y luego dejarlo ir…